Los brasileños ya nos tienen acostumbrados a las bromas un poco macabras. En esta ocasión, una juguetería exhibe unos muñecos que cobran vida cuando los clientes se paran a mirarles.